Tips de Maquillaje

Menu

Brochas ovaladas «toothbrush»: cómo y para qué se usan

Las brochas ovaladas, popularmente conocidas como «toothbrush», porque su forma nos recuerda a la de un cepillo de dientes, se caracterizan por tener un cabezal muy tupido, con gran densidad de pelo sintético y muy flexible. Están diseñadas para dosificar el producto sobre la piel de manera uniforme, permitiendo un acabado más natural, similar al de las esponjas de maquillaje o al de las brochas tipo mofeta. Su mango ergonómico es ligero y flexible y en ocasiones cuentan con un cabezal inclinado para adaptarse mejor a cada una de las curvas del rostro (o del cuerpo). 

Usos de las brochas ovaladas

Este tipo de brochas se usa para aplicar todo tipo de productos: desde en crema hasta en polvo, pasando por los fluidos. Y no solo hablamos de maquillaje, ya que hay quienes aplican sus tratamientos faciales con ayuda de estas brochas ovales para conseguir una mejor penetración y un ligero efecto masaje.

Como habrás comprobado ya, las brochas «toothbrush» son apropiadas para aplicar sobre la piel hidratantes, BB cream, bases de maquillaje, correctores, contornos, coloretes, iluminadores e incluso sombras de ojos (con las brochas de menor tamaño).

Mantenimiento

Las brochas ovaladas se limpian como cualquier otra brocha o pincel de maquillaje, aunque requieren un mayor esfuerzo debido la concentración del pelo en el cabezal. Sumérgelas en agua para empapar por completo las cerdas y después frótalas con paciencia sobre una superficie rugosa de silicona con unas gotas de jabón neutro para eliminar el maquillaje. Aclara para retirar los restos de jabón y repite la operación hasta que queden impecables. Después, déjalas secar en posición horizontal con las cerdas hacia abajo.

Fuente: http://sevilla.abc.es

Categorias:   Beauty, Belleza, Brochas, Cara, Maquillaje