Tips de Maquillaje

Menu

¿Cómo afinar el rostro en 5 minutos?

Un buen maquillaje es capaz de hacer maravillas. No sólo podrás ocultar las imperfecciones, sino también podrás corregir la forma de tu rostro, resaltando los volúmenes y afinando las facciones.

¿Cómo? ¡Muy sencillo! Para conseguir darle a tu rostro la forma que deseas tan solo tendrás que aprender a jugar con las luces y las sombras. Ilumina las zonas altas del rostro y aplica un color más oscuro en las zonas más “hundidas”. Así, tu rostro parecerá mucho más estilizado, ¡y en tan solo cinco minutos!

En tiempo récord habrás equilibrado tus facciones y dotado de armonía a tu cara, lo que hará que no solo luzcas espectacular al natural, sino que en fotografía parecerás una auténtica modelo.

1. Base de maquillaje

Para llevar a cabo un maquillaje profesional de estilizado del rostro necesitarás, además de tu base de maquillaje habitual, dos tonos más: uno más claro que hará las veces de iluminador, y otro más oscuro que actuará como contorno.

Aplica la base de tu color por todo el rostro, y a continuación aplica el color más claro en las zonas altas del mismo. Puente de la nariz, barbilla, pómulos, arco de la ceja y frente serán las zonas a iluminar para aportarles volumen.

El color más oscuro, por su parte, irá en las zonas que queremos “hundir”, para afinar ópticamente el rostro. Así, lo aplicaremos en sienes, parte baja del pómulo, mandíbula y papada. Además, si tienes la nariz ancha y quieres afinarla también, aplica una pequeña cantidad del color oscuro a ambos lados del puente. ¡Nariz más respingona al instante!

base-liquida

2. Polvos bronceadores

Para conseguir un resultado más impactante, el siguiente paso escontornear aún más el rostro utilizando polvos bronceadores. Así, obtendrás unas facciones mucho más marcadas, y gracias a su textura en polvo, el resultado será mucho más natural.

El protocolo a seguir es muy sencillo: carga una brocha grande, de cerdas sueltas, con el producto y aplícalo en el rostro siguiendo la forma de un 3 en el lado derecho y de un tres invertido en el lado izquierdo.

Para saber con exactitud dónde irían los tres “rabillos” del 3, tan solo tienes que fijarte en la imagen, e incidir con la brocha en esas zonas.

¡Y recuerda! El trazo ha de ser siempre con una ligera inclinación diagonal, ya que si lo dibujas en horizontal, el efecto conseguido será el contrario, y tu rostro parecerá más grueso de lo que es en realidad.

 

3. Iluminador

Añade unos puntos de luz adicionales en la zona alta del pómulo y en la punta de la nariz y, si lo que quieres es un resultado de luminosidad muy natural, opta por un iluminador en polvo y sin destellos dorados, para que no quede un efecto artificial.

¿Un truco? Si quieres que tus labios se vean ópticamente más grandes, aplica un poco de iluminador en el arco de cupido, justo encima del labio superior. ¡La boca de Angelina Jolie a golpe de brochazo!

images

4. Colorete

Por último, aplica tu colorete favorito en las mejillas, y difumina bien para que quede el efecto de un rubor natural. Si te pasas con la cantidad y eres incapaz de difuminarlo tanto como te gustaría, coge la brocha con la que habías aplicado la base de maquillaje y, con el producto restante que queda en ella, cubre suavemente el colorete.

Conseguirás rebajar la intensidad sin tener que deshacer el maquillaje por completo.

En cuanto al color, los tonos rosados favorecerán más a la pieles más claras, mientras que los corales y fucsias más intensos complementarán mejor las pieles oscuras.

rubor-an

Categorias:   Beauty, DIY